Un joven, apasionado por el éxito, decide irse a Europa para buscar “mejores condiciones de vida”.

En Senegal, muchos jóvenes decidieron irse ilegalmente a Europa. Dicen que las condiciones de vida en África en general son difíciles, hasta mediocres. Falta trabajo dicen. Por eso se sienten forzados a irse para buscar otras alternativas, arriesgándose la vida.

Sin embargo, existe también la influencia de los que ya están ahí en Europa.

Mamadou Diop, un joven que hizo el viaje en cayuco, nos cuenta, desde España, las razones de su viaje y las dificultades encontradas en su camino.



“Un viaje largo y peligroso, salpicado de riesgos. Antes de salir de Senegal, fuimos a varios sitios. Pasamos noches en la selva, dormimos en el medio de la nada. La primera vez que cogimos el cayuco era en Djiffir (pueblo de Senegal) y pasamos la noche en una isla. El día siguiente sobre las 19, ha llegado el cayuco grande, para llevarnos al otro lado del mundo. Éramos entre 350 y 400 personas. Cada uno quería tener su suerte corriendo a bordo. Y sabíamos que con la cuantidad que éramos íbamos a morir en el mar. Entonces, los jefes decidieron disminuir el numero para llegar a exactamente 104 personas. En este momento cogimos el “camino de la muerte”, “Barça o Barsakh”.

En el medio del mar, después de 7 días de viaje, no teníamos más gasolina, los alimentos no eran suficiente, el agua ya estaba acabada. En este momento, bebíamos agua del mar para sobrevivir, porque no había otras opciones. Por esas condiciones, uno de nosotros perdió la vida.

Pasamos tres días con condiciones horribles, sin esperanza, sin ayuda, preparando nuestra muerte. Los barcos pasaban a la izquierda y derecha sin preocuparse de nosotros. El cayuco, lleno de agua, nadie tenia fuerzas para vaciarlo.

Un día, un avión volaba alrededor de nosotros como para buscar algo. Justo unos minutos después, la Marino vino para buscarnos. Casi no podíamos quedarnos de pie. Éramos todos vulnerables. De repente nos encerraron en cárceles donde las condiciones eran de verdad desastrosas y difíciles.

Ahí, me di cuenta que ir a España es el resultado de nuestra curiosidad para los que nunca han ido. Una vez aquí, ya veras que no es el paraíso, tampoco el dorado. Si un día tengo la oportunidad de volver a Senegal, nunca más haría de nuevo este viaje: me rompió todos mis sueños y casi me privó de vida. El consejo que doy a los jóvenes que quieren ir a España es de nunca cruzar por vía marítima. Si tienen un trabajo que lo guardan con los dos brazos. Europa es muy difícil.” Muchas gracias a Mamadou y suerte.

 

El Centro Cultural Aminata organiza encuentros, debates, prestaciones de teatro para concientizar a la gente de los efectos y riesgos del viaje ilegal. La vocación del Centro es permitir a los jóvenes poder viajar en condiciones legales, porque viajar es un derecho. Para frenar los viajes de locura, el Centro ofrece oportunidades y permite a los jóvenes ser autónomos.







Este articulo ha sido producido en el marco de las actividades del proyecto  "Comunicación y cultura para el empoderamiento de mujeres y jóvenes desde el Centro Cultural Sunu Xarit Aminata Gandiol, en Senegal"   realizado por Hahatay, en colaboración con KCD ONGD y financiado por Ayuntamiento de Bilbao.

 

VEN A GANDIOL
Ven a descubrir los preciosos paisajes de Gandiol y sus interminables encantos, a compartir unos momentos inolvidables con sus vecinos (Dekandoos), enseñarles y aprender de ellos, a experimentar una forma de vida diferente a las costumbres y el día a día europeos… Vamos a comer con la mano, a bailar al ritmo de los tambores (sabar), a tartamudear con la lengua (Wolof)...



Deja que los niños se descojonen contigo y verás como sus sonrisas son contagiosas... Ven a compartir el té de la tita Maguette, los platos de la tita Fatou, los cuentos de Lamine… Vive la alegría de no tener que preocuparte de nada, nada que no sea importante de verdad… Ven a desconectar del ordenador, del teléfono móvil y de la agenda para conectar con la realidad humana, conectar con la vida...

Ven a vivir las noches de fiesta de luna llena, a dormir con los llorones de los burros y a despertarte con la alarma infalible de los gallos… Ven a andar descalzo sobre la arena y a llenarte los pulmones con el frescor de la brisa del Océano Atlántico… ¡Vamos, Gandiol te espera en Navidad!
COLABORA
Hazte socio Haz tu donación Compra nuestros libros
RADIO AMINATA
COLABORADORES