Desde mucho tiempo la sal de Gandiol representa una fuente de ingresos para las mujeres del pueblo. Éstas vendían la sal a precios razonables. La sal era como un “oro blanco”. Incluso los hombres, llamados “Jaraaf”, podían encontrar ingresos más o menos estables. Cada año, muchas personas aprovechaban la sal y la utilizaban con fines económicos. La sal era muy importante. No obstante, hoy en día, se puede que la sal no representa el mismo lujo como antes.

 

La sal pierde su valor desde hace un par de años. De hecho, antes vendido a un precio razonable para satisfacer las necesidades, la explotación salinera hoy es una pérdida de tiempo. Un cuenco de sal no vale más de quinientos francos a los cual hay que añadir el transporte: es un caos absoluto para la economía. Las mujeres sufren enormes dificultades porque no pueden más trabajar con la sal: la transformación, que constituye la fuente más importante de ingresos en la cadena salinera, queda lejos de su alcance, porque las fábricas están lejos de Gandiol y no pueden accederlas.

 

La sal es solo uno de los sectores de actividad donde se implican las mujeres. Trabajan también en la agricultura, la avicultura y el pequeño criadero, pero siempre sufren de problemas de rendimientos y desempeños.

 

En esta línea y para que las mujeres puedan emprender, el Centro Cultural Aminata organiza sesiones formativas para desarrollar el espíritu empresarial femenino. Estas formaciones les permiten ver que emprender es bueno y que permite más autonomía. El Centro quiere subir las mujeres de bajo nivel económico a un nivel más alto y desarrollar su liderazgo. Estas formaciones no son solo para adquirir nuevas habilidades, pero también para tener una nueva perspectiva y sentido de la observación.




Este articulo ha sido producido en el marco de las actividades del proyecto  "Comunicación y cultura para el empoderamiento de mujeres y jóvenes desde el Centro Cultural Sunu Xarit Aminata Gandiol, en Senegal"   realizado por Hahatay, en colaboración con KCD ONGD y financiado por Ayuntamiento de Bilbao.

VEN A GANDIOL
Ven a descubrir los preciosos paisajes de Gandiol y sus interminables encantos, a compartir unos momentos inolvidables con sus vecinos (Dekandoos), enseñarles y aprender de ellos, a experimentar una forma de vida diferente a las costumbres y el día a día europeos… Vamos a comer con la mano, a bailar al ritmo de los tambores (sabar), a tartamudear con la lengua (Wolof)...



Deja que los niños se descojonen contigo y verás como sus sonrisas son contagiosas... Ven a compartir el té de la tita Maguette, los platos de la tita Fatou, los cuentos de Lamine… Vive la alegría de no tener que preocuparte de nada, nada que no sea importante de verdad… Ven a desconectar del ordenador, del teléfono móvil y de la agenda para conectar con la realidad humana, conectar con la vida...

Ven a vivir las noches de fiesta de luna llena, a dormir con los llorones de los burros y a despertarte con la alarma infalible de los gallos… Ven a andar descalzo sobre la arena y a llenarte los pulmones con el frescor de la brisa del Océano Atlántico… ¡Vamos, Gandiol te espera en Navidad!
COLABORA
Hazte socio Haz tu donación Compra nuestros libros
RADIO AMINATA
COLABORADORES