Hahatay en 6 palabras.

Compartir: Una casa común, un espacio de encuentro de gente procedente de lugares diferentes, con su propia cultura y sus visiones del mundo, pero con la misma voluntad, el mismo compromiso, la misma alegría, el mismo idioma que es el de la sonrisa, la misma mirada del amor y de la felicidad, el mismo deseo de dar lo mejor de nosotros, participar en lo que se pueda para que este proyecto de Hahatay siga siendo la ilusión de todo un pueblo y la garantía de un futuro mucho mejor para sus niñas y niños.
Dar: Darlo todo, todo, todo y mucho más de lo que se pueda regalar; mucho amor, mucha fuerza y energia, lo poco que tenemos, lo poco que sabemos y nuestro gran deseo de compartir. Esta aventura es nuestra y, por eso, la participación de cada uno cuenta. Nuestro granito de arena es nuestra herramienta y, si todo el mundo hace de este proyecto suyo, pues sí que muchas barreras podrán ser eliminadas.


Recibir: Recibir el mejor de los regalos, la mejor marca de agradecimiento: la sonrisa, la alegría de todo un pueblo y de sus niños, el cariño y amor de las mujeres, estas mujeres valientes que nos quieren y que nosotros también queremos tanto. Esto sí que no tiene precio y, sin embargo, es lo que más se recibe aquí.
Aprender y enseñar: A hacer grandes cosas con pocas herramientas, a bailar, cantar, sonreir y reir con niños y niñas de todas las edades y de los más preciosos de este mundo, a contruir un aula infantil con botellas recicladas, a vivir en otro espacio, un nuevo ambiente, nuevas costumbres y novedades culturales, a valorar cada gesto, cada palabra, cada mirada y sonrisa, el lado más húmano de cada uno de nosotros y muchas otras lecciones de vida que hacen de la estancia una experiencia inolvidable.
Disfrutar: disfrutar viendo el bonito paisaje de este pueblo, su tranquilidad y todo su encanto. Aquí, es un placer vivir esta paz que se nota en cada cara y que es la palabra clave de nuestras salutaciones, el baile y el canto, lo mismo. Me encanta también hablar el euskerra (versión senegalesa) con Ivan, reírme escuchando las palabrotas de Borja, disfrutar del buen humor de Juan Carlos y del wolof de Nuria, vacilando a Alex y las otras chicas con mis preguntitas en wolof, explotar de risa con Makhete, Asssane y los demás voluntarios senegaleses contandonos mil supuestos secretos y muchas otras historias...
A pesar de haber faltado la primera quincena y de haber conocido apenas a los del primer grupo, he notado las mismas ganas y el mismo compromiso en todas las personas que por aquí han pasado. Los dos últimos grupos con los que he tenido la suerte de compartir esta aventura son de los mejores y, a pesar de los dolores de la tripa, del trabajo duro bajo el sol, de los escasos ratos de descanso y de otros tipos de bajones, no sería falso reconocer lo maravillosa que se esta quedando la obra. Por lo tanto, me gustaría terminar dando las gracias a todas y todos los voluntarios senegaleses y españoles, por lo que se ha hecho y lo que queda por hacer para que este proyecto sea el orgullo de Gandiol y de todo el país, y que la familia Hahatay siga creciendo cada día más.
Muchas gracias a todo el mundo.
Djeredieuf.
Eskerrik asko.

Amadou Mbaye

COLABORA
Hazte socio Haz tu donación Compra nuestros libros
LIBROS
Portada libro 3052
3052
Portada libro A las 15:00
A las 15:00
Ponemos a tu disposición los libros escritos por el fundador de la ONG Hahatay, Mamadou Dia, en los que cuenta sus experiencias y vivencias tanto en su vida personal así como surgió la idea de formar Hahatay para ayudar a su pueblo natal, Gandiol, Senegal y luchar por su desarrollo.
AMINATA
Foto Centro Cultural Aminata

Centro multiusos destinado principalmente a promover la educación no formal de los jóvenes de Gandiol, al mismo tiempo que se crea un espacio de encuentro que fomenta la participación comunitaria como herramienta para un desarrollo sostenible a todos los niveles.
COLABORADORES