Cerrar
ONG Senegal | Sonrisas de Gandiol
Gandiol, una maravilla
19 Diciembre 2014 ► VERANO 2014
Al fin y al cabo, tras haber pasado más de un mes con el equipo de Hahatay, tengo que dar mi experiencia del campamento, o sea decir en pocas palabras cómo lo he vivido aquí. La verdad es que no se puede resumir tantos días y tantos momentos en solo unas líneas; eso creo haberlo dicho ya...

Empezaré por hablar de mi experiencia como traductor, como estudiante de Filología española en la Universidad Gaston Berger de Saint-Louis, que lleva tres años participando en este proyecto. Como los dos precedentes, este campamento me ha dado la oportunidad (otra vez) de encontrar a españoles nativos y así poder intercambiar con ellos, corregirme a veces y mejorar mi nivel... Esto ha sido algo precioso para mí porque, con la ayuda de los generosos voluntarios, he podido aprender más cosas, saber más palabras y expresiones, y por supuesto corregir mis fallos. Pues, es lo que más me ha gustado aquí, como traductor.

Volviendo sobre mi experiencia como voluntario, o monitor, o animador o lo que sea, tengo que reconocer que me cuesta resumirlo todo así... Con la voluntad, el esfuerzo y las ganas de los voluntarios, hemos despejado el terreno donde se va a construir el futuro centro de Hahatay, delimitándolo con ruedas pintadas; y ya hemos acabado el parque infantil. Luego hicimos sensibilización sobre el medioambiente, plantando árboles por casi todo el pueblo de Gandiol. Sin olvidar, por supuestísimo, las actividades infantiles que hicimos con los niños y niñas del pueblo, siempre entre cantos, bailes, juegos, consejos para mejorar el medioambiente, risas y tantas cosas bonitas...

Para mí, a pesar de llevar tres años participando en el proyecto y de haber compartido momentos inolvidables con los maravillosos grupos de los dos precedentes campamentos, tengo que reconocer que este año ha sido el mejor, en muchos planes. Por el grupo que hemos sido, el trabajazo que hemos realizado, y sobre todo las relaciones que hemos trabado. Hemos convivido en alegría, complicidad y fraternidad; cada uno intentando ser lo más generoso, lo más abierto y disponible, lo más simpático, lo más cariñoso, lo más...estupendo. No ha faltado comunicación y como equipo nos hemos mejorado bastante. Por eso hemos podido hacer lo que ya se sabe, pese al calor, el cansancio, los dolores de la tripa, las noches a veces sin aire, unas horitas sin luz, las filas en la ducha, etc. Todos estos inconvenientes nunca nos quitaron la voluntad, las sonrisas y las ganas de hacerlo todo bien. Y hoy, el resultado demuestra que estos sacrificios valían la pena. Hemos dejado a Gandiol un centro muy bonito, muchos árboles plantados y muchas sonrisas, pero muchísimas, en las inocentes caras de los niños. Estos niños que no tienen nada que pagarnos pero que nos lo devuelven todo con sus preciosas sonrisas, que valen más que mil millones de regalos o de salarios.

Hahatay ha sido un sueño que se está volviendo realidad, viendo ya lo que hemos hecho y lo que pensamos hacer en el futuro, si Dios lo permite.

Total, en pocas palabras acabo de contar mi experiencia en este campamento de agosto 2014, como traductor por una parte, y como voluntario y animador por otra. Reconozco otra vez que no es tan fácil contar todo lo que he vivido durante un mes en unas líneas. Perdonarme si he olvidado algún detalle importante, mi mente y mi corazón lo han guardado todo.

Terminaré dando las gracias a todo el mundo, un agradecimiento sin límites... Gracias a las mujeres de la casa por su ayuda y su disponibilidad, gracias a los voluntarios españoles por su voluntad y su generosidad, a los traductores por su importantísima labor, al pueblo de Gandiol por su hospitalidad, y, por supuesto, a los niños por sus preciosas sonrisas que nos regalan todo y nos llenan el corazón de alegría.

Hahatay ha sido un sueño, ahora es una familia y la felicidad de todo un pueblo.

Gracias amigos y amigas; Gracias hermanos y hermanas.

Hahatay, son risas de Gandiol. Hahatay seguimos soñando, seguimos caminando, seguimos sonriendo...


Amadou Mbaye
Senegal | Gandiol

Agenda de conferencias

Senegal | Gandiol

El libro 3052

Libro Proyecto 3052 3052 persiguiendo un sueño es el libro que está haciendo posible mi sueño. Gracias a el se han impulsado proyectos en Gandiol, el pueblo natal de Mamadou Dia autor y fundador de la ONG. El libro cuenta la historia de su viaje. Salió de su país, el 11 de Mayo de 2006 para alcanzar la tierra española por medio de un cayuco. Un viaje de 8 días, una aventura llena de peligros y de aprendizajes en busca de una vida mejor.
Comparte la ONG en las redes sociales:

ONG en FacebookONG en TwiterONG en Google+ONG en Linkedin

Hahatay son risas de Gandiol © 2017

ONG Hahatay

Hahatay, son risas de Gandiol es un Ong que trabaja en la cooperación. Nuestro organización hace también un gran trabajo de denuncia sobre las políticas occidentales que violan los derechos humanos de los inmigrantes. A través del voluntario internacional y la participación juvenil queremos promover acciones para el desarrollo sostenible del pueblo de Gandiol, situado en Saint-Louis, la región del norte de Senegal.
Powered by Arismanwebs - Diseño Web